Jerry Murad's Harmonicats - Theme From The Avengers (1969)


Artista: The Jerry Murad's Harmonicats
Disco: Theme From The Avengers
Origen: Inglaterra
Año: © 1969
Sello: HALLMARK - CHM 629

The Brothers Castro - Latin & Hip (1962)


Artista: The Brothers Castro
Disco: Latin & Hip
Origen: USA
Año: © 1962
Sello: CAPITOL - T 1706

Nota: ¿Querés bajar éste disco? Solicitá el link de éste y otros discos en un comentario

The Mellow Of Jazz - Mellow Moods Of Jazz (1956)


Artista: The Mellow Moods Of Jazz
Disco: Mellow Moods Of Jazz
Origen: USA
Año: © 1956
Sello: RCA VICTOR - LPM 1365 (MONO)

Cómo conservar las caratulas de tus vinilos


Seguramente te ha pasado de tener vinilos con portadas marcadas por el disco. Esto se conoce en la jerga del coleccionismo de vinilos como Ring Wear ó anillo en castellano. La razón por la cual éste anillo se forma es simplemente por varias razones que te explicaré mejor a continuación. 


Una de las principales causas por las cuales se forma este anillo en la portada de algunos discos, es por el mal guardado de los discos. Algunas personas suelen apilar sus vinilos de manera horizontal y esto es perjudicial, tanto para la tapa como para el vinilo; el peso de los vinilos hace que las tapas se marquen con el disco estando adentro y es ahí cuando se genera el famoso anillo en la tapa. Como si esto fuera poco, el vinilo sufre la peor parte, porque debido al peso que ejercen los vinilos al estar apilados, hace que los discos se doblen o se terminen rompiendo.


Entonces ya sabemos que esta manera de guardar o dejar los discos no es para nada aconsejable. La primera es porque el peso que reciben los discos de más abajo están destinados a estropearse y la segunda es que corremos el riesgo que aparezca el famoso anillo en las portadas. 

Entonces: ¿Cuál es la manera adecuada para guardar los vinilos?


La mejor manera de guardar tus discos es en forma vertical (ver foto) y lo mas derecho posible. De esta manera los discos no recibirán la presión de los otros discos y serán más accesibles al momento de que se quieran escuchar.

A veces es aconsejable buscar bateas o muebles que tengan divisores, para poner en cada sector no más de 40 discos aproximadamente. 


Otra de las maneras para guardar tus vinilos y proteger mejor a las portadas, consiste en sacar el disco de la tapa y colocarlo por fuera y, con una bolsa protectora, cubrir tapa y disco. 

Cave destacar que el vinilo tiene que estar en su sobre interno protector. Esta es sin duda la mejor manera de archivar tus vinilos y que se protejan tanto tapa como discos y mas ubicándolos de manera vertical en tu batea, harán que éste se conserve mucho mejor. 

A continuación verán la foto de esta tecnica para guardar los discos sin arruinar la portada. 


No nos olvidemos que guardando los vinilos de esta manera, también estaríamos evitando que se arruinen los bordes o la espina. El mismo peso del disco hace que los bordes, principalmente los de abajo, se desgasten con facilidad y a veces se termine abriendo la portada o despegándose por completo.  

El cuidado de los discos es muy importante, y es por eso que debemos saber la manera correcta de cuidarlos de por vida. Un vinilo nos da una caricia al alma y a veces está bueno retribuirle ese cariño, cuidándolos con mucho amor. 

(Por Juan Manuel Sáez) 





¿Cuáles son las 10 mejores disquerías de vinilos de Buenos Aires?

Los discos de vinilo volvieron para quedarse y los aficionados salieron a buscarlos por todos lados. Para no perderse nada de este revival, a continuación presentamos una lista de disquerías que guardan los vinilos más exclusivos y raros de la ciudad. Un mundo al que se entra con la mente abierta y se sale con nuevos sonidos


Con el auge del vinilo, las disquerías argentinas volvieron a convertirse en el refugio de melómanos y curiosos. Mientras que en las grandes cadenas ofrecen los títulos clásicos y populares, las disquerías más chicas tienen el desafío de satisfacer el apetito de los más exquisitos. ¿Dónde consiguen sus discos los coleccionistas más empedernidos? En las próximas líneas develamos el secreto.


1. Exiles (Honduras 5270, Palermo)

Es posible que hayan pasado por la puerta de esta disquería sin darse cuenta. Ubicada en el corazón de Palermo, Exiles tiene una entrada angosta y un escaparate mínimo que hacen que pase totalmente desapercibida entre los cafés y las tiendas de diseño e indumentaria.




Al entrar al local, es posible encontrar a Paco, su dueño, conversando en inglés con turistas extranjeros que se acercan a comprar vinilos. Les está dando su habitual "tour" por el Rock Nacional en el que durante diez minutos suenan Los Gatos, La Máquina De Hacer Pájaros, Pescado Rabioso e Invisible, entre otros. Un estadounidense se sorprende por el sonido de Pappo's Blues. "Suena a Black Sabbath pero la grabación costó varios millones menos que a Ozzy Osbourne", le dice Paco, que para que los angloparlantes entiendan quién fue Luis Alberto Spinetta lo describe como la cruza entre Bob Dylan y Jimmy Page.

Paco es como Rob Fleming, el protagonista de la novela Alta Fidelidad de Nick Hornby: es el clásico disquero que conoce absolutamente todos los discos que tiene a la venta y se toma todo el tiempo del mundo para atender a cada uno de sus clientes, en especial a los indecisos que quieren incursionar en nuevos sonidos.


2. Cactus (Uruguay 290, Tribunales)


Un clásico de la zona. Cactus tiene un impresionante catálogo de vinilos nacionales e importados, nuevos y usados. Hay que ir con tiempo y tomarse el trabajo de revolver las bateas con atención, ya que las ofertas ocultan gemas olvidadas y la sección de discos nuevos traídos de afuera tiene reediciones para todos los gustos, desde álbumes clásicos hasta el último de la banda indie más nueva que se les ocurra.


3. Oíd Mortales (avenida Corrientes 1145, Local 17, Obelisco)


A metros del Obelisco, hay un pequeño local de colores fuertes que invita a los melómanos a sumergirse en una fina batea de vinilos importados de Rock de los '60, particularmente del llamado Rock de Garage y de la Psicodelia. Esta disquería los llevará a un viaje lisérgico por álbumes de artistas olvidados y de culto que hicieron tan maravillosa esa década, como The Residents y The Blues Magoos.


Pero no sólo de viajes mágicos y misteriosos viven los hambrientos de nuevos sonidos. Es por eso que Oíd Mortales también trae los discos de las nuevas promesas del Indie de las que habla la prensa especializada de Inglaterra en este preciso momento. ¿Alguien pidió el último de Foxygen? Acá seguro que está.



4. El Gallo Cantor (Galería Apolo, avenida Corrientes 1382, Tribunales)


Este lugar apunta a un público muy específico: el coleccionista. Esta pequeña disquería de la galería Apolo no tiene una batea de ofertas o de nuevos lanzamientos, sino de usados en buen estado y LPs imposibles de conseguir en otro lado. Hay discos de Spoken Word de Jorge Luis Borges, álbumes infantiles (la música de Meteoro, He-Man o Titanes En El Ring), canciones inéditas de artistas latinoamericanos como Silvio Rodríguez, y primeras ediciones de clásicos del Rock Nacional, desde una edición sin abrir de Invasión 88, el compilado punk del que surgieron Attaque 77 y Flema, (¡con el librito y los calcos originales!), hasta la edición original de 1973 de Artaud de Pescado Rabioso, famoso por su tapa amorfa, que es uno de los más codiciados (su precio de $13.000 así lo demuestra).

Hugo Latorre, dueño del local, dice que busca la mercadería como si fuera para su colección personal. Además, admite que las nuevas reediciones en vinilo de Rock Nacional no afectaron sus ventas porque no suenan igual que los discos originales. "Estas reediciones están hechas con el mismo máster del CD, no con las cintas originales. Por eso los coleccionistas prefieren la primera edición con soplidos que éstas nuevas", explica.



5. Bonus Track (Galería del Óptico, avenida Corrientes 1246, Obelisco)



En la Galería del Óptico se encuentra un local chiquito atiborrado de vinilos con las bateas dispuestas en forma laberíntica para que cada pasillito sea toda una experiencia. Si bien hay mercadería nueva, el fuerte de Bonus Track son los usados. Hay mucho Rock y Jazz clásico, ofertas que arrancan en los $60 con tesoros ocultos, simples de Rock Nacional y discos curiosos de The Beatles, como la edición japonesa del simple de "Yesterday". Es común encontrarse con personas sentadas en un banquito revolviendo canastos por horas. Si están buscando discos de Rock Progresivo de bandas alemanas con nombres impronunciables, seguro que Bonus Track los tiene.



6. Jarana Records (Soria 5125, Palermo)


Jarana Records debe ser una de las disquerías más nuevas de Buenos Aires. Abrió hace menos de un año y vende exclusivamente vinilos. La mayor parte de la mercadería es nueva e importada y hay títulos que sólo se consiguen ahí, en especial de Hip-Hop y Punk. Hay ediciones de lujo y cajas con discografías completas, como las de The Who, Bob Marley, David Bowie y The Velvet Underground, que son la perdición de cualquier melómano. También están las reediciones nacionales y algunos LPs usados, que los venden principalmente si son rarezas (chequear, por ejemplo, el compilado argentino de bandas de Rock holandesas de los '70) y si están en perfectas condiciones. "Al menor salto el disco sale de la venta", explica Pablo Bongioanni, encargado del local, que está sorprendido por la buena recepción que tuvo la disquería entre el público. "Cuando arrancamos pensé que íbamos a tener que remar en dulce de leche, pero cada vez son más los que se vuelcan al vinilo, los que prefieren consumir música en un soporte físico donde se puede disfrutar del arte de tapa", admite.



7. Abraxas (Galería 5ta Avenida, avenida Santa Fe 1270, Barrio Norte)


Otra disquería clásica de Buenos Aires es Abraxas, que lleva más de 30 años llenando las colecciones de discos de melómanos, músicos y curiosos. Fernando Pau es quien comanda este barco desde el principio. Con su conocimiento enciclopédico del Pop, tiene las bateas repletas de álbumes selectos que sí o sí hay que escuchar, ya sea una reedición de Miles Davis o una primera edición europea de Pink Floyd. No falta el material difícil de conseguir, como el compilado del programa de TV de Mario Pergolini Hacelo X Mí, que tiene hits de Attaque 77 y de Los Auténticos Decadentes, además de canciones de bandas que nadie recuerda, como Presa Del Odio y Fiesta Americana. Ideal para coleccionistas nostálgicos.



8. Primal Scream (Galería Paseo Nuevo Mundo, avenida Raúl Scalabrini Ortiz 2547 y Soria 5008, Palermo)


Primal Scream es toda una apuesta porque tiene dos locales, uno en Plaza Serrano y otro en la galería Paseo Nuevo Mundo, en Scalabrini Ortiz y Santa Fe. El primero tiene un catálogo variado y hasta vende indumentaria, mientras que el segundo es más chiquito y se especializa en Hard Rock y Heavy Metal. Eso sí, en ambos hay muchos hallazgos interesantes.

Según su dueño, Pablo Pezzuchi, los coleccionistas buscan discos que no están en cualquier lado. Por eso el stock de LPs usados suele ser de primeras ediciones y simples de siete pulgadas que salieron en su momento y que no se volvieron a editar. También hay rarezas entre los discos nuevos, que en general son tiradas limitadas hechas por sellos chicos de Europa. Revisando las bateas aparecen una colección de demos de New Order, grabaciones de la BBC de David Bowie presentando The Rise And Fall Of Ziggy Stardust And The Spiders From Mars y un maxi simple en vivo de U2 lanzado justo antes de que saliera su segundo álbum, October, con las canciones "Fire" y "J. Swallo".


9. Miles (Honduras 4969, Palermo)

Con una ubicación estratégica -a la vuelta de Plaza Serrano y al lado de un bar con un ambiente especial- está pensada para comprar varios títulos juntos y sentarse a leer las láminas, las letras y los créditos de los discos, es decir, el ritual que hace todo amante de la música antes de poner el LP en el tocadiscos.

Con 34 años en el mercado, su dueño, Gustavo Brcic, sabe con qué cautivar a los clientes y atraer a los neófitos. Lo que más hay es Rock, Jazz y Tango y, si bien no se dedica a buscar discos raros, cuando los consigue les da un lugar privilegiado en el local. Un compilado inhallable de Almendra, el segundo álbum de la banda de culto nacional Los Teddy Boys y una edición alternativa del debut de 1975 de El Reloj, banda pionera del Hard Rock local, titulada Blues Del Atardecer, son algunos de sus tesoros.

"Subió mucho la venta de vinilos, pero tampoco bajó la de CDs", aclara Brcic. Por eso tiene un extenso catálogo de discos compactos de Jazz nacional que espera que pronto se reediten en vinilo.



10. Opus (Bolivia 47, Flores)


Alejado del circuito de las disquerías tradicionales, el barrio de Flores esconde el lugar que concentra la mayor cantidad de vinilos por metro cuadrado de la Ciudad de Buenos Aires. Fundada en La Boca en 1950 y hace más de veinte años en el mismo local de Bolivia y Rivadavia, Opus es el paraíso de los aficionados a la música popular y de los DJs que buscan canciones olvidadas para samplear. Aquí tienen espacio para quedarse horas enteras revolviendo las bateas como si se tratara de una excavación arqueológica.


La tienda alberga alrededor de ¡90 mil! vinilos usados, una cantidad abrumadora de LPs acumulados con los años, a los que se les suman 20 mil discos de pasta y una pequeña cantidad de acetatos. Aquí están todos los géneros: Rock, Jazz, Música Clásica, Folklore de países limítrofes, Boleros, Spoken Word (hay una misa de Pío XII que es de las más buscadas y un discurso completo de Fidel Castro en la 2º Asamblea Nacional Cubana), World Music (no falta la música armenia ni la checoslovaca) y hasta Schlanger, el Pop ligero que fue un éxito en Alemania en los '60. Todos coexisten entre bandejas, radios spica en perfecto estado y hasta un grabador de cinta abierta.



María Alejandra Prudhomme, quien se hizo cargo del local fundado por su padre, cuenta que vienen compradores de todos lados y de todas las edades. Para ella, el vinilo nunca desapareció y para mantener su vigencia hace años que se especializa en la reparación de bandejas y ofrece el servicio de conversión de LPs a CD y MP3, para que nadie deje de escuchar las canciones que marcaron su historia.


Fuente: http://www.infobae.com 

El hombre con 67 copias del mismo disco

Quique Prosen es una figura clave de la radio y un coleccionista compulsivo. Pero no confiesa cuántos miles de vinilos posee: "Si supiera la verdad mi mujer me echa de casa".


Es Quique Prosen, legendario programador de la Rock & Pop y actual CEO de un pool de radios que van de Argentina a Nicaragua, y de Aspen 102.3 a RQP. ¿Saben qué quiere decir RQP? Radio Quique Prosen... De aquí en más, Quique Prócer -grande por dentro-, bronce campante que circunvala su furor rockero coleccionando vinilos. Prócer es un acopiador dantesco que no piensa “blanquear” ante de ningún cronista su número exacto de simples y longplays.

“Si mi mujer lee la verdad en un diario, me cambia la cerradura de casa y no entro más”.

El sujeto, el mismo que participó del innovador Radio Bangkok, 30 años después se define como un cleaner: cuando muere una de esas tías, el primero que entra a la casa es él. Permiso, permiso, gracias y se lleva todo lo coleccionable; vinilos desde ya, pero también radios viejas.

¿Pura deformación profesional? Puede ser. Ya rumbo a la patología, confiesa que además junta contestadores automáticos.

¿Qué te está pasando?

“Nada, me cuesta desprenderme de las cosas. Lo de los vinilos no es algo de toda la vida, sino que se me apareció en el 2005, durante una mudanza. La mudanza es un momento traumático y yo de golpe me di cuenta que tenía 5.500 vinilos que mudar. Mi mujer quería tirarlos todos. Traté de hacer el esfuerzo de descartar, pero decía uhhh, no puedo tirar este Sade, uhhh, no puedo tirar este de The Cure, uhhh... Por alguna razón u otra, todos eran discos que hablaban de mi vida. Uhhh este de Tom Petty, uhhh este de Simply Red....” La interjección de la sorpresa hizo de Prosen un hombre afecto a las bauleras. Su capital simbólico está aquí, allá y en todas partes. Ahora, una porción desembarcará en la Séptima de Edición de Buenos Aires Vinilo, fiesta retromoderna que lo tiende como expositor estrella con una fortuna, en discos, cercana a los 200 mil pesos.


Prosen llegaba a la Rock & Pop a las siete menos cuarto de la mañana. Hablamos de los inicios en el domicilio de la 106.3. La Frecuencia Modulada era tierra de nadie. El estudio funcionaba en la calle Belgrano 270. Prosen, por esos días, también trabajaba en radio Continental y tiene su propia fábula de autosuperación: la primera vez que pisó una radio fue en calidad de cadete administrativo.

Pero corre Quique corre, que antes de las 7 (AM) hay que estar marcando tarjeta en el hobby de Daniel Grinbank.

Año 1985.

“Jadeando llegaba”.

Era el madrugador de una radio hecha a imagen y semejanza por Grinbank, en ese entonces un dueño peludo,obsesivo y muy atento a cada uno de los temas que sonaban en su particular antojo.

Cuando la FM era la América de Colón, no había casi nada y uno podía permitírselo casi todo. Grinbank, por ejemplo, quería levantarse escuchando a los Rolling Stones.

En 1985 -año en que se funda la radio- Grinbank era un tipo que a menudo se levantaba para hacer pis. Mear y encender la radio era un movimiento mecánico. Meaba y maldecía a Michael Bolton, a Roberto Carlos. ”¡¿Por qué nunca engancho un tema de Zeppelin?!” Esta es la verdadera historia del comienzo de la Rock & Pop. Si se tiene en cuenta que La Balsa se escribió en el baño de La Perla del Once, Rock & Mingitorios debería ser un capítulo insoslayable de la Gran Enciclopedia.

Prosen: “A Daniel le gustaba que las tandas musicales de la radio se armaran de la siguiente manera: si sonaba un músico negro, había que continuar con otro músico negro. Si sonaba uno blanco, otro blanco. Daniel quería una radio para escuchar la música que le gustaba. Zeppelin, Lennon, Beatles... La FM de esa época era música funcional, salvo intentos como el de la FM de Rivadavia. Pero Rock & Pop nació para los gustos que quería darse Daniel. Si en un bloque ponías a Prince tenías que pegarlo con Tina Turner o Stevie Wonder, ¿se entiende?


Más o menos...

“No podías poner a Prince con Bryan Adams. Uno era rubio canadiense y otro era negro. Así empezamos a programar. No podías poner a Michael Jackson con los Stones. Los ingleses se pegaban con ingleses; los solistas con solistas. No era un tema de discriminación, para nada, sólo que Daniel consideraba que Stevie Wonder y Madonna no podían sonar juntos. Yo era el programador de la mañana y Daniel estaba permanentemente encima. Para sostener la tendencia que a él le gustaba, se hacían bloques nacionales donde, por ejemplo, ponías, Soda, Virus...” A la gente no le gustan los libros, los discos, el queso, los vinos. Le gustan las ferias. Por eso hay ferias de libros, discos, quesos y vinos.


Existe una leyenda urbana que dice que muchos de los vinilos que tienen Bobby Flores y Quique Prosen eran de la Rock & Pop.

¿Qué hay de cierto?

“Las cosas son así: las discográficas mandaban cuatro copias de cada disco. Una siempre era para la discoteca de la radio. Los otros eran para los programadores. Yo me llevaba mi disco, pero así como me lo llevaba, te lo podía regalar (...) Si tenés una copia de The Head On The Door (The Cure) con el banner cruzado de Prohibida su venta, vale fortuna. Ese banner cotiza el material.Yo empecé a sentir cariño por el vinilo mucho después. Tiré tantos en los ‘80, que me arrepiento. Me acuerdo de una guerra de vinilos en la radio, donde rompimos más de 500 discos. ¡Me quiero matar!” The Dark Side of the Moon, el disco de Pink Floyd, es su fetiche extremo: tiene 67 copias distintas (sonido cuadrafónico, edición holandesa, vinilo blanco, vinilo rojo, edición especial 30 aniversario, etc.) “Viajo por el mundo y si estoy en Berlín, voy a ver el Muro y después pregunto dónde están las mejores disquerías de la ciudad. Me paso horas y horas en disquerías. Es mi locura. Por lo general compro discos para mí y discos que pueden venderse en ferias de vinilo. Menos lo de Floyd, vendo casi todo”.

Prosen hizo de la acumulación una virtud. El coleccionismo siempre va por el lado de la epopeya, aunque tal vez lo suyo no difiera (tanto) de la colección de zapatos de Susana.

¿De Pink Floyd te falta algo?

“Siempre te falta algo. La piratería es la perdición de cualquier coleccionista”.

¿Cuál puede ser el vinilo de rock nacional más caro?

“El heavy metal cotiza muy bien, tiene muchos coleccionistas. Quizás el más caro sea alguno de Horcas”.

Los Gatos vuelven a las bateas de la mano de Litto Nebbia

A través de su sello Melopea Discos, el héroe magno del rock nacional reeditó la discografía completa de su banda pionera y ya están a la venta en disquerías y a través de internet. Además, inició una demanda contra Sony Music Argentina por el abandono del material.


Luego de 25 años de ausencia en las disquerías, Melopea Discos, el sello de Litto Nebbia, reeditó los seis larga duración de Los Gatos, banda fundacional del rock argentino, a 50 años de su nacimiento.

De esta manera, Los Gatos volumen 1 (1967), Los Gatos volumen 2, Seremos amigos (1968), Beat N° 1 (1969), Rock de la mujer perdida y En vivo y en estudio (1970), ya están disponibles en las tiendas y por pedido online, en formato CD y próximamente lo estará también en vinilo, “haciendo realidad un viejo y legítimo anhelo de varias generaciones que no pudieron acceder libremente a un material cultural tan valioso”, señalaron desde la página oficial de Facebook de Nebbia.

Al mismo tiempo y por el mismo medio, compartieron una carta documento que el músico envió a Sony Music Entertainment Argentina, reclamando los derechos fonográficos de los seis LP.

“Estoy cansado que perjudiquen mis derechos autorales y artísticos, ya que me he visto sometido –como tantos otros músicos- a la arbitrariedad y maltrato por parte de las compañías discográficas que utilizan la proscripción y la falta de publicación de la obra como una forma de castigo”, arremetió Nebbia en su misiva, en la cual también subraya que Sony editó una única tirada de discos en el año 1992 (con la aparición del disco compacto), por lo que canciones como “La Balsa” no están disponibles en las bateas desde entonces.

Asimismo, el célebre músico admitió: “Desconozco, pues nunca lo acreditaron, en carácter de qué ustedes poseen algún derecho sobre el material discográfico que en su momento salió a a través del sello RCA Víctor Argentina SAIC. Los invito para el caso de poseer algún justificativo en forma de contrato a que me lo exhiban”, señaló en referencia a uno de los tantos casos de entramados legales en los que se vio envuelto el rock nacional en sus primeros tiempos.

El sello RCA Víctor, que originalmente publicó los discos de Los Gatos en la década de 1960, fue comprado en los años 80 por el grupo alemán Bertelsmann, y cambió su nombre a BMG. Luego del año 2000, se fusionó con con Sony Argentina, bajo el sello Sony-BMG, hasta que en 2008, cambió su nombre a Sony Music.

El vaciamiento o quiebra de las compañías y abandono del material original cayendo en manos de la empresa más fuerte, pero sin que los músicos puedan acceder a él, sumado a ausencia total del Estado a la hora de proteger el patrimonio cultural, ha sido una constante para las bandas pioneras del rock argentino y ocasionó que décadas más tarde se vuelva una odisea dar con sus discos originales.

Finalmente, Nebbia intimó a la empresa a eliminar todo material disponible en plataformas digitales y a “hacer entrega de las cintas masters de cada uno de los discos, pues no tienen derecho alguno a conservarlos”, en el plazo de 72 horas.

Nota extraída de: www.elojonoticias.com

The Peanut Butter Conspiracy - Is Spreading (1967)


Artista: The Peanut Butter Conspiracy
Disco: Is Spreading
Origen: USA
Año: © 1967
Sello: COLUMBIA - CS 9454 (ESTÉREO) / CL 2654 (MONO)
Fecha de Publicación: Marzo de 1967

Disco del día: Jefferson Airplane - Surrealistic Pillow (1967)



Fue lanzado en febrero de 1967 y fue el segundo disco del grupo y el primero en el que debuta la cantante Grace Slick y el baterista Spencer Dryden quien ya venía de tocar con "The Peanut Butter Conspiracy". Grace Slick  aportó para este álbum el famoso y sublime tema "White Rabbit" que había escrito para su antigua banda "The Great Society". Se considera a este disco una pieza fundamental para el rock psicodélico, ya que gracias al éxito de sus temas; "White Rabbit" y "Somebody to Love" el álbum alcanzó la posición número 3 en la lista de álbumes Billboard.  



Bajo consejo musical y espiritual de Jerry García (Grateful Dead), Jefferson Airplane grabó con este disco, entre el 14 de noviembre de 1966 y el 10 de diciembre del mismo año, uno de sus mejores trabajos y uno de los mejores LPs del llamado sonido de San Francisco.

Pop-rock psicodélico y folk-rock con influencias de grupos como The Byrds o de Buffalo Springfield son las bases de un excelente segundo álbum marcado por la sobresaliente escritura y las voces de Grace Slick, Marty Balin y Paul Kantner.

El disco contiene fabulososs temas como ser el melódico “My Best Friend”, escrito por Skip Spence (posterior miembro de Moby Grape), las bellas baladas “Today” y “Comin’ Back To Me”, la rockera “3/5 of a Mile In 10 seconds” y la lisérgica “Plastic Fantastic Lover”, obras de un inspirado Marty Balin. Los dos grandes e inmortales clásicos de la banda compuestos por la recién llegada Grace Slick, “Somebody To Love” y “White Rabbit” complementan lo más destacado de este psicodélico cóctel de amor, hippiesmo y LSD servido por una fenomenal ejecución a cargo de grandes instrumentistas como los guitarristas Jorma Kaukonen y Kantner o el bajista Jack Casady.


Artista: Jefferson Airplane
Disco: Surrealistic Pillow
Origen: USA
Año: © 1967
Sello: RCA VICTOR - LSP 3766 (ESTÉREO) / LPM 3766 (MONO)
Fecha de publicación: 1 de febrero de 1967
Fecha de grabación: 16 de noviembre al 10 de diciembre de 1966

Born To The Blue (Movie 2015)



La película, dirigida por Robert Budreau, se basa en la vida del gran trompetista de Jazz  de los años 1950 y 1960 Chet Baker (1929-1988) quien es interpretado por Ethan Hawke. 

La película comienza en 1966 cuando Chet Baker, dentro de una cárcel, se encuentra en plena decadencia física y mental a raíz de su adicción con las drogas. En eso, su productor, Dino de Laurentiis, se le acerca para ofrecerle relanzar su carrera artística filmando una película sobre su vida. Es en dicha película donde conoce a Jane (Carmen Ejogo), quien fuera su guía para sacar a Chet Baker adelante, dándole las fuerzas necesarias para continuar adelante, a pesar de todas las adversidades que había en la vida de Chet. 

Un detalle interesante por parte del director, Budreau, es que evita mostrar los últimos años de la leyenda del jazz y se queda con la historia de un hombre que se hizo y deshizo a sí mismo, a la vez que hace hincapié en su episodio romántico con Jane, la mujer que estuvo a su lado en su peor momento. Un relato triste y conmovedor de un talento que se consumió entre jeringas y que contrasta con la música que Chet nos dejó como legado dentro de la historia del Jazz.

Reel To Reel: Creedence Clearwater Revival - Willy And The Poor Boys (1969)



Artista: Creedence Clearwater Revival
Disco: Willy And The Poor Boys
Origen: USA
Año: © 1969
Sello: FANTASY - X 8397
Formato: Reel To Reel 

Johnny Rivers - En Vivo (1968)


Artista: Johnny Rivers
Disco: Johnny Rivers En Vivo
Origen: Argentina
Año: © 1968
Sello: UNITED ARTISTS RECORDS - 6358

Acusticazo! - V.A (1972)


El Acusticazo fue el primer festival acústico de la Argentina. Lo produje en el invierno de 1972, como parte de los festivales B.A.ROCK que, en ese año se realizó luego, en noviembre. En la oportunidad, también grabamos en vivo (el primer unplugged de Iberoamérica) ese temprano amanecer de las guitarras y sonidos naturales, en el que debutaron discográficamente León Gieco, Raúl Porchetto, Gabriela, Carlos Daniel Fregtman, Miguel y Eugenio (Pérez), David Lebon y Miguel Krochik. Pero no eran los únicos, estaban además, aunque todos eran muy jóvenes, otros músicos más fogueados como Edelmiro Molinari (Almendra) y el histórico Litto Nebbia, que agregó al eximio percusionista Domingo Cura.  (Por Daniel Ripoll)

Artista: Artistas Varios
Disco: Acusticazo!
Origen: Argentina
Año: © 1972
Sello: TROVA - TL 54
Fecha de grabación: 16 de junio de 1972

The Doors - Idem (1967)


Artista: The Doors
Disco: The Doors
Origen: USA
Año: © 1967
Sello: ELEKTRA - EKS 74007
Fecha de publicación: Enero de 1967

Creedence Clearwater Revival - Willy Y Los Niños Pobres (1970)


Artista: Creedence Clearwater Revival
Disco: Willy Y Los Niños Pobres
Origen: Argentina
Año: © 1970 
Sello: LIBERTY - 5102 / 6102 (Estéreo)

Nota: Publicado originalmente en Estados Unidos el 2 de noviembre de 1969 bajo el título de "Willy And The Poor Boys"(FANTASY RECORDS 8397

Tom Jones - Ella Es Una Dama (1971)


Artista: Tom Jones
Disco: Ella Es Una Dama
Origen: Argentina
Año: © 1971
Sello: LONDON - SLLM 17319 (Mono/Estéreo)